Lo que más nos ha gustado y más nos ha cansado de Tailandia Google+

No era la primera vez que visitábamos Tailandia, ni será tampoco la última. Tailandia estaba en nuestra mente como un país a mitad de viaje, un país donde no íbamos para hacer turismo, un país que ya conocíamos… O al menos nos creíamos con el derecho a pensar eso por haber estado anteriormente de vacaciones. Zas! Bofetada de realidad.

Una vez vistos los templos de rigor, visitadas las ciudades principales y habiéndonos escapado a 2-3 super mega chuli islas… Creíamos conocer el país, pero Tailandia fue mucho más. Es un país que en un segundo viaje y, estoy convencida en un tercero, te sigue sorprendiendo. Cabe decir por adelantado que con este país me pasa como con Disney… No sé hasta qué punto soy objetiva. Pero haciendo un esfuerzo para serlo, aquí va nuestro (¿archiconocido? ¿podremos decir ya esto?) diagrama de Venn:

Lo que más nos ha gustado y más nos ha cansado de Tailandia

Pero antes de todo…

Hogar, dulce hogar

netflix y vino en bangkok

Como ya hemos dicho por otros sitios, queríamos hacer un descanso del viaje y establecernos en Tailandia de una forma algo más permanente, así que pasamos casi dos meses distribuidos así:

  • Bangkok, 9 días (para ir al DNX Global y descansar en una buena casa)
  • Chiang Mai, 4 días
  • Chiang Rai, 2 días
  • Chiang Mai, 9 días.
  • Bangkok, 21 días.
  • Koh Chang, 6 días.
  • Koh Mak, 3 días.
  • Bangkok, 2 días (para coger el vuelo a Myanmar, sin agobios y minimizando errores)

En negrita van las estancias más largas. No hemos pasado tanto tiempo seguido en un mismo sitio en los últimos 5 meses.

Ahora sí que sí, vamos al detalle de lo que nos ha gustado y cansado del país:

Lo que más nos ha cansado de Tailandia

Los atascos de Bangkok

Junto con que “el sol sale por el este y se pone por el oeste”, se debería incluir en el repertorio de verdades universales que Bangkok es una ciudad que vive en un infinito atasco. Da igual la hora a la que cojas el coche o el taxi, que algo de atasco pillas. Ya si es en hora punta… Ponte cómodo en el asiento, reza por tener suficiente batería en el móvil, que tus datos no se hayan acabado y disfruta.

Tener que salir de casa con 1h siendo optimistas (si no es con hora y media), que pensar en el tráfico para ir a cualquier sitio que no quede cerca de una estación de metro o BTS, o el evitar el pasear por la calle dada la cantidad de coches que hay… Cansa a cualquiera. Y en este punto no discutimos con nadie.

A pesar de ello, disfrutamos (junto con un puñado de usuarios de Snapchat) del viaje en taxi más divertido que jamás hubiésemos imaginado en Bangkok. 2h de risas y de intentos por comunicarnos con un taxista musulmán, que con un inglés básico nos habló de la comunidad musulmana en Tailandia, la historia del Islam y su relación con España. Siempre recordaremos esas dos horas con cariño, incluidos los “bufidos” que emitía al hablar de indios y camboyanos.

Los que critican el país

Quizás porque que se ha puesto muy de moda y es el país del sudeste asiático más accesible para el turista / viajero medio, es también del que todo el mundo nos permitimos comentar y opinar. Sin embargo, es del único que nos hemos cansado de las excesivas críticas.

Normalmente hay dos perfiles de críticos:

  1. El mochilero que es demasiado guay y mira a Tailandia por encima del hombro, por haber cometido el horrible pecado de “ser demasiado turístico”.
  2. El que viaja con pulsera a un resort o se mete en un viaje organizado por agencia y se queja de que “es demasiado turístico”.

Ambos están equivocados: el segundo por desconocimiento (ningún país sobrevive con dignidad a un “viaje de agencia”), el primero porque obvia que eso de “ser demasiado turístico” es en buena parte criticar el desarrollo económico del país (seguro que los tailandeses no se ven menos auténticos) y que los países que más turistas reciben al año no dejan de ser Francia, EE.UU y España.

atardeceres molones en Tailandia

Lo que nos ha gustado pero nos ha terminado cansando de Tailandia

Mega Centros Comerciales

No hay mejor remedio para el calor abrasador que un buen centro comercial a 10 grados, hace hasta “fregkillo”.

El tamaño, número y oferta de los centros comerciales en Tailandia sorprende. Sobre todo en Bangkok, donde se conectan unos con otros de tal forma que cuesta saber en cuál de ellos estás. En otras partes, como Chiang Mai o Koh Chang, no es tal la magnitud. Pero el concepto Mall está presente y nos da la sensación que “quedar en el Mall” entre los jóvenes quinceañeros es nuestro “nos vemos en el parque” (de nuestra época… a saber qué estará de moda entre los quinceañeros de hoy en día).

Nos han gustado porque mola mucho entrar y ver en estos mega malls desde minipuestos al más puro estilo mercadillo, como es el MBK, hasta boutiques de lujo en las que te da vergüenza hasta acercarte al escaparate con tus pintas de “turista que viaja sin dinero”, como en el Siam Paragon. Sin embargo, es de esas cosas que acaba cansando. Una vez se pasa el WOW de los primeros días… No deja de ser como un Corte Inglés a la Tailandesa… (¡¡ups… lo que he dicho!!)

Lo que más nos ha gustado de Tailandia

La comida

Como buenos y avanzados #gordipackers, la comida de Tailandia se merecía estar entre las cosas que más nos han gustado. Desde el PadThai en todas sus formas y precios, hasta el Khao Lao y Khao Soi, a veces poco picante – a veces muy picante (aunque te prometieron que no lo era). El mango en platos dulces y salados, el sticky rice y la ensalada de papaya, las brochetas por la calle, los gambones (creemos que de río) a la parrilla… bueno, se nos hace la boca agua solo de pensarlo.

Para muestra, un botón:

gordipackers pescado en tailandia

  • Pad Thai

gordipackers pad thai

  • Una especie de parrilla a la tailandesa (inspiración china, suponemos) maridada con cerveza Chang

gordipackers parrilla tailandesa

Aunque por lo general comemos bien en todos los países que hemos visitado, en Tailandia es especialmente fácil encontrar platos que te encajen dentro de su cocina tradicional y sin tener que recurrir a una hamburguesa de ternera poco hecha… Que no os vamos a engañar, sabemos por propia experiencia que también las hay en Tailandia.

La relación calidad-precio del país

Siendo el país que antes se abrió al turismo masivo no ha perdido la buena relación calidad-precio en lo que encuentras. Se siguen encontrando sitios muy decentes a precios bastante asequibles sin tener que salirse del presupuesto. Y si no andas mirando la pela, aumentando un poco el presupuesto medio diario, puedes encontrar sitios que en otros países solo los verías en tu wishlist de booking/airbnb/tripadvisor.

Llegábamos a Tailandia después de haber pasado por Camboya y Laos y esta estupenda relación calidad-precio fue tema de conversación más de una y de dos veces. ¿Cómo era posible que por menos de lo que habíamos pagado en un cutre-sitio en Luang Prabang con un baño de esos que no entras sin las chanclas (tuyas) puestas, tuviésemos un cuartito luminoso, limpio, con una buena cama, mesa y buen wifi en el que nos daban ganas hasta de sacar nuestros portátiles y ponernos a “currar” en 2geeks1city? Qué alguien me lo explique…

 

+ Posts


Also published on Medium.